Hoy, Viernes de Dolores, marca el inicio de nuestra Semana Santa. Una semana, que sin duda será distinta, y ojalá, nunca se vuelva a dar; pero que estará llena de gratitud hacia ese gran número de personas que trabajan y velan de forma encomiable por y para todos nosotros; desde la sanidad, Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía y los muchos servicios que al ciudadano nos hacen una vida más fácil. Pero sobretodo, las gracias a ELLOS, ya que afortunadamente están cuidando de toda la familia del Prendimiento, aún más si cabe, de los más vulnerables como son nuestros mayores, esos que han trabajado por su Hermandad y por sus Titulares durante tantos años, y seguro que seguirán haciéndolo.
Ya mismo, volveremos a abrazarnos, a besarnos, y disfrutaremos todos juntos como hasta ahora hemos estado haciendo.
Me acuerdo de cada vivencia compartida, y pondremos toda nuestra Fe en que pronto acabe esto, con ayuda de Nuestro Cristo Prendido y Nuestra Señora del Rosario.
¡ UN FUERTE ABRAZO EN CRISTO!

Joaquín González Escribano, Hermano Mayor