Hoy la iglesia universal celebra el día de Santo Domingo de Guzmán a quien la Virgen en 1208 entregó y enseñó a rezar el Rosario. Le pidió que lo usara como instrumento de fe. La misión de Domingo fue expandir por toda Europa la buena noticia del evangelio en una época de gran herejía  y el rezo del Rosario hasta convertirlo en una oración preponderante en la iglesia. Fundador de la la orden dominica o de predicadores hace 8 siglos, dejó gran huella con un carisma muy orientado a la predicación en cuanto al testimonio vivo del Señor, el cultivo de la oración nutrida por el estudio y alentada por el amor fraterno.

Hoy le pedimos a Nuestra Señora del Rosario que en su oración encuentren refugios los apesadumbrados y quien busque cobijo bajo su manto, para que se cumplan las promesas y gracias que la Virgen  trasmitió a Santo Domingo con el Rosario como eje conductor.

Foto: Fuente Aciprensa.

.